fbpx

Por: Lucía Mayandía Medina // Colaboradora CIBEI Perú

La pandemia del COVID-19 ha azotado al mundo entero; sin embargo, es innegable que el mundo en desarrollo ha sido el más afectado, evidenciando las falencias de los servicios de salud pública y la precariedad de la economía. Para reactivar esta última, la adquisición de vacunas para inmunizar a la población resulta imprescindible. Lamentablemente, los países más desarrollados han acaparado gran parte de la producción mundial de vacunas. En ese escenario, Rusia aparece como el salvador del hemisferio sur con su controversial vacuna Sputnik V.

América Latina y la ineficiencia de Covax

En América Latina, el COVID-19 ha provocado una caída del 8% del PBI y una reducción del 13% en las exportaciones, lo que ha desembocado en una grave crisis económica. En esa línea, al carecer de poder adquisitivo, los países en vías de desarrollo han sido excluidos de la lista de acreedores de las vacunas contra la enfermedad pandémica.

Para reducir la inequidad en la distribución de las vacunas, se estableció el mecanismo Covax Facility, iniciativa co-liderada por la Coalición para las Innovaciones en Preparación ante Epidemias, Gavi y la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, este no obtuvo resultados tangibles rápidamente, por lo que durante la XXVII Cumbre Iberoamericana, el primer mandatario de Guatemala, Alejandro Giammattei, afirmó: “el sistema Covax ha sido un fracaso”. 

La diplomacia de la Sputnik V

Para aliviar la espera del hemisferio sur, Rusia comenzó a ofrecer millones de dosis de la Sputnik V. Ante la complejidad de adquirir fármacos producidos en occidente, la vacuna rusa quedó como la única solución para los países en aprietos. Sin embargo, la vacuna producida en el territorio de Vladimir Putin no gozaba de la mejor reputación, ello por no contar con la  aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y de la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

Ante ese escenario, la publicación de The Lancet, que afirmaba una eficacia del 91.6% de la Sputnik V contra el coronavirus, brindó cierto poder de negociación al mandatario ruso. Asimismo, otros factores que propiciaron la venta del inmunizante fueron la facilidad de transporte, al solo requerir congeladores de uso regular, y el precio competitivo de 10 dólares por dosis, solo superado por AstraZeneca.

Tomando ventaja de estos aspectos, Rusia buscó desarrollar una diplomacia activa y solidaria para fortalecer vínculos y lealtades que puedan serles beneficiosos para alcanzar sus intereses nacionales en el futuro. En esa línea, las principales zonas de interés para incrementar la influencia rusa a través de la diplomacia de la vacuna fueron Asia, Europa Oriental y América Latina.

Llegada de la vacuna rusa a Argentina y México

El 20 de abril se dio a conocer que el país presidido por Alberto Fernández sería el primer país latinoamericano en producir el inmunizante ruso. El pasado 8 de junio, llegaron al aeropuerto internacional de Ezeiza 400 000 dosis del componente 2 de Sputnik V, 81 850 del componente 1, y 300 litros del principio activo. Estos insumos fueron posteriormente entregados a Laboratorios Richmond, que iniciará la producción de 500 000 dosis semanales, las cuales podrían llegar a 5 millones al mes.

Sumándose a Argentina, México anunció, a finales de abril, que comenzaría a producir la Sputnik V en su territorio. Para Russia Today, el ministro de Relaciones Exteriores del país norteamericano declaró que, tras adquirir 24 millones de dosis, su país estaba satisfecho con los resultados obtenidos. A fines del mes de junio, arribó a México la sustancia activa del inmunizante; con ello, el 5 de julio se completó el primer lote de prueba. Esta producción inicial ya fue enviada a Rusia y se espera que el laboratorio Birmex obtenga el visto bueno para iniciar la manufactura masiva del fármaco. 

Reflexiones finales

A pesar de las dificultades iniciales para obtener credibilidad y confianza a nivel internacional, Rusia supo aprovechar la brecha en la vacunación entre países desarrollados y en vías de desarrollo. Al carecer de una amplia oferta de opciones, la Sputnik V resultó ser la única – o una de las pocas opciones – para los países latinoamericanos decepcionados por la ineficacia del mecanismo Covax Facility. De esa manera, Vladimir Putin buscó mostrar a su país como un aliado desinteresado en tiempos de crisis. Utilizando a la vacuna como un instrumento de política exterior, Rusia intentará ganar terreno en América Latina, una región tradicionalmente controlada por su competidor, los Estados Unidos.

Referencias

Breen, L. y Schiffling, S. (2021). Por qué cada vez más países recurren a la vacuna rusa contra la covid-19. The Conversation. https://theconversation.com/sputnik-v-por-que-cada-vez-mas-paises-recurren-a-la-vacuna-rusa-contra-la-covid-19-159445

El Economista. (2021). Producción de vacuna Sputnik V en México arrancará la última semana de junio. https://www.eleconomista.com.mx/politica/Produccion-de-vacuna-Sputnik-V-en-Mexico-arrancaria-en-la-ultima-semana-de-junio-20210507-0055.html

Russia Today. (2021). Llega a Buenos Aires el avión con el primer lote del principio activo para la producción de la vacuna Sputnik V en Argentina. https://actualidad.rt.com/actualidad/394524-llegar-buenos-aires-avion-principio-activo-sputnik-v-argentina

Russia Today. (2021). México comenzará a producir en mayo la vacuna rusa Sputnik V. https://actualidad.rt.com/actualidad/390683-produccion-sputnik-mexico-mayo

Deja un comentario

Minimum 4 characters