fbpx

Por: Andrea Del Pilar Naranjo Morales*

El anuncio de la apertura de negociaciones entre el Presidente Colombiano Juan Manuel Santos y su homólogo Chino el Primer Ministro de la República Popular  de China Le Keqiang, para la posible suscripción de un nuevo Tratado de Libre comercio entre las dos Naciones, revive los interrogantes sobre este tipo de acuerdos comerciales entre dos Estados profundamente dispares, no solo en términos de capacidad comercial y competitividad, sino en infraestructura, población laboralmente productiva y en suma en desarrollo social.

Una Nueva Hegemonía

La reciente crisis global de 2008 ha sido un momento decisivo para evidenciar un reacomodamiento de potencias económicas, sobre el inveterado esquema económico unipolar heredado de la terminación de la  Guerra Fría.

El descenso de la influencia de las hegemonías acostumbradas, ha permitido el ascenso de nuevos referentes comerciales y financieros como bloques de potencias emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China), que desde su reunión del 16 de Junio de 2009 en Ekaterimburgo, Rusia y con su nuevo socio desde 2011 Suráfrica, reúnen un aproximado de 43% de la población y el 25 % del PIB mundiales[1].

China, una de las más grandes Naciones participantes, ahora pretende desarrollar una avanzada por América Latina, y Colombia se encuentra dentro de su agenda de negociación, con miras a la suscripción de un Tratado Bilateral de Libre comercio tal como lo hicieran Chile y Costa Rica, con miras a potenciar un intercambio comercial, que según las cuentas del Mandatario Colombiano “Es hoy 15 veces mayor al que se tenía hace diez años. Alcanzando el año pasado la cifra de 17 mil millones de dólares”[2]

La potencia Asiática no es desconocida para las relaciones internacionales Latinoamericanas, el interés Chino en la apertura de mercados para sus exportaciones le ha llevado a suscribir acuerdos comerciales con Venezuela[3], Perú[4]  y Ecuador[5] y a emprender diálogos en el seno de la Cumbre del bloque regional de la Comunidad de Estados latinoamericanos y del caribe CELAC que culminaron con la aprobación de la declaración de “Igualdad y beneficio mutuo, Cooperación Recíproca y Desarrollo Común»[6] de Brasilia y su ampliación en la declaración “Nueva plataforma, nuevo punto de partida y nueva oportunidad” [7] y el  plan quinquenal firmado en Beijing al inicio del año 2014.

Socios dispares

No obstante, dadas sus posiciones más que asimétricas son mínimos los márgenes de maniobra de los Estados negociantes: la ingente cantidad de mano de obra con más de 795 millones de trabajadores y la flexiva normativa laboral que permite una producción continua e ininterrumpida, la infraestructura vial y de producción, las abismales diferencias en capacitación e inversión en desarrollo e Investigación, sin contar con las evidentes diferencias territoriales y poblacionales alejan a Colombia de su futuro socio Asiático[8].

De nuevo renacen anhelos de grandeza en presidencia aún sobrepasando los cálculos más ambiciosos que sugerían acuerdos bilaterales limitados a ciertos productos.

Un Tratado de apertura comercial como lo es un TLC, entre dos Estados tan dispares cultural social y económicamente, aceleraría el proceso de destrucción de la industria nacional con nula capacidad competitiva en varios productos, tema recurrente en los TLC vigentes[9] y lejos de incrementar las ganancias mutuas, iría en procura de los Intereses del Estado más fuerte, en suma, aquel más diversificado[10], al permitir la entrada de productos sin tributación, arancel o restricción en un mercado débil y limitado como el colombiano.

Antes del sueño oriental, Colombia debe asumir con rigor, objetividad y seriedad su destino, incentivando los sistemas productivos locales, invirtiendo de manera decidida en capacitación e investigación y vigorizando los sistemas de seguridad social, en suma procurando un desarrollo armónico de su economía que trascienda los escenarios limitados del crecimiento hacia un efectivo y real bienestar social.

* Investigadora independiente y Abogada e Universidad La Gran Colombia, con  especialización en Derecho Constitucional Universidad de Nuestra Señora del Rosario, Colombia y  Maestría en Relaciones Internacionales Iberoamericanas. Candidata Doctorado en  RRII iberoamericanas Universidad Rey Juan Carlos Madrid. España. Publica en varios portales de internet entre los que se incluyen el portal de columnas de análisis político e internacional y política exterior The Blue Passport, la revista Chilena Nuevo Ciclo, el Blog de opinión Con distintos acentos editado por el instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca y en los portales Colombianos de opinión Razón Pública, Palabras al Margen, la Revista Perspectiva del instituto de ciencia política Hernán Echavarría Olózaga y en su blog personal elpendulocritico.bolgspot.com. urjc.academia.edu/AndreaNaranjoMorales

NOTAS

[1] Ver Oficina de Información diplomática Ministerio de Relaciones Exteriores España. http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/PoliticaExteriorCooperacion/PaisesBRICS/ Paginas/PaisesBRICSUnaNuevaRelacionInternacional.aspx

[2] Declaración del Presidente Juan Manuel Santos al término de la visita del Primer Ministro de China, Li Keqiang. Bogotá, 21 mayo de 2015.

[3] Véanse los antecedentes de relación en http://ve.chineseembassy.org/esp/zwgx/t272156.htm

[4]Marcelino Aparicio. “Perú y China imprimen un fuerte impulso a relaciones bilaterales”. Publicado en El Peruano  14/01/2015 disponible en  http://www.elperuano.com.pe/edicion/noticia-peru-y-china-imprimen-un-fuerte-impulso-a-relaciones-bilaterales-25625.aspx#.VLTHpdKUegw

[5] Véase el record de la relación en https://www.cancilleria.gob.ec/ecuador-y-china-afianzan-relaciones-politicas-economicas-comerciales-y-de-inversion/.

[6] Declaración Conjunta de la Cumbre de Brasilia de Líderes de China y de Países de

América Latina y Caribe. Brasilia, el 17 de julio de 2014. Disponible en http://embamex.sre.gob.mx/brasil/images/pdf/Noticias/2014/220714-declaracionconjunta.pdf.

[7] Declaración De Beijing De La Primera Reunión Ministerial Del Foro Celac-Chinadisponible en http://www.cancilleria.bo/node/855.

[8] China es el Estado Más grande del Mundo, con un área de 9.596.961 km² y una población de 1.367.820.000  mientras que Colombia cuenta a 2014, con una población de 48.321.405 y un área territorial de 1.141.748 km² Casi nueve veces menor.

[9]  Véase El TLC: dos años después, un balance La 2 Orillas  mayo 17, 2014 disponible en ttp://www.las2orillas.co/el-tlc-dos-anos-despues-un-balance/.

[10] Según el Portal Global Asia.com China es líder mundial en output industrial; minería y procesado de hierro, acero, aluminio, carbón; construcción de maquinaria; armamento; textiles; petróleo; cemento; fertilizante; productos de consumo: zapatos, juguetes y aparatos electrónicos; procesado de comida; equipamiento de transporte: automóviles, trenes, barcos y aviones; equipamiento en telecomunicaciones y satélites entre otros.

Deja un comentario

Minimum 4 characters